Ante el conflicto del sector que ha perdurado a través de los meses, Utre Ctera para los días 13,14 y 15 de junio.
El contexto provincial político y el salarial específicamente con el sector docente no se ha modificado al primer semestre del año.   Desde Utre sostenemos que la medida tomada es  ante la ausencia de definiciones de  una pauta y de la masa salarial específica, además sin la  convocatoria  por parte de las autoridades  gubernamentales provinciales para la primera semana de junio como fue su compromiso en la última reunión de la comisión de políticas y condiciones laborales.    Desde la entidad sindical planteamos que la realidad económica determina en la provincia la urgencia de resolver la situación crítica de por lo menos el 42% de los trabajadores de la educación que ya están bajo la línea de pobreza.

A pesar de tener un endeudamiento aprobado de 4900 millones (600 específicos a los municipios) de presupuesto  este ya se encuentra comprometido  con el déficit de arrastre del 2016 y el que se produzca en el 2017 en amortización de deudas.   Una coparticipación en términos reales en disminución y en notable retroceso, ante esto  preguntamos,  cuál será la fuente de financiamiento para el salario docente pero también, los fondos necesarios para la infraestructura escolar, mantenimiento y refacción de nuestros edificios, comedores y refrigerio escolar, es imperioso  aumentar el monto que se destina  a los mismos.  La liquidación de haberes de docentes que cubren cargos u horas cátedras.  También requerimos si se destinarán recursos a la capacitación permanente y en servicio.  Además de todo esto  la situación  que agrava los derechos estatuidos en nuestra norma laboral vulnerados reiteradamente  por el  nuevo sistema del área de salud laboral que es  burocrático y violento para nuestros compañeros.   
Ante la actitud de las autoridades y la falta de voluntad en acciones concretas  y la desidia política puesta de manifiesto,   Utre Ctera responsabiliza al poder político por la profundización del conflicto al que nos llevan. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *